Resiliencia y outsourcing como factores clave para afrontar nuevos escenarios

Actualmente, uno de los retos a los que se enfrenta cualquier líder empresarial es el de encontrar el equilibrio perfecto entre las demandas que exige el mercado, la proyección del desarrollo del negocio a largo plazo y el potencial con el que cuenta la organización.  

Pero no solo eso, ya que también deben conseguir que las organizaciones sean resilientes para poder adaptarse a los cambios o situaciones críticas que puedan venir, esto ya lo hemos visto con la pandemia.  

La resiliencia es la capacidad de enfrentarse a los problemas y no solo solucionarlos sino además salir fortalecido de ellos.

En este punto, hoy queremos hablaros del outsourcing como una solución resiliente y eficiente que permite a cualquier empresa incrementar su productividad, innovar y ser más competitivos. Sin olvidar que, con estos servicios estas pueden acceder a mejores recursos, capacidades y obtener así mejores resultados y beneficios económicos. 

Características a tener en cuenta para ser una empresa resiliente 

Como acabamos de comentar, para resistir en tiempos difíciles las organizaciones deben ser resilientes y estar preparadas para identificar los riesgos con rapidez y desplegar los equipos de trabajo para tomar decisiones de manera eficaz.  

Por ello, es imprescindible que cualquier organización se pregunte si los empleados cuentan con los atributos y herramientas necesarias para poder ser resilientes. Pero, además, también deben plantearse aspectos como cambios en la estructura organizacional para proponer nuevos objetivos, definir cuáles son las estrategias que ya no sirven y proponer nuevas y, por último, entender la importancia de contratar a una empresa de outsourcing para que desempeñe las actividades que los propios trabajadores no son capaces de realizar. 

Además, otras de las características que se deben tener en cuenta son: 

Capacidad para aprender de las circunstancias y exigencias de cada momento. Esto se consigue con el apoyo de softwares que les ayuden a digitalizar y optimizar cada uno de los procesos de la organización. 

Una empresa conseguirá ser resiliente si es consciente de las alteraciones que se están produciendo e identifica cuándo es el mejor momento para reinventarse e innovar

Improvisar y adaptarse a cualquier tipo de situación es la clave para ser una empresa flexible y poder hacer frente a estas situaciones con éxito. 

Los directivos de las organizaciones deben ser el motor del cambio para enfrentar cualquier adversidad que se presente como puede ser, por ejemplo, la disminución de las ventas. Ser resiliente ayudará a tu negocio a buscar oportunidades de negocio donde tu competencia no es capaz de llegar. 

Apuesta por reclutar al personal capaz de controlar las emociones, de adaptarse a los cambios del mercado, con ganas de superación y seguros de sí mismos, ya que de esta forma serán menos vulnerables a la presión y el estrés.  

Por qué resiliencia y outsourcing deben ir de la mano 

Ya hemos comentado de forma general cuáles serían las características que deben tener en cuenta las organizaciones para conseguir esa resiliencia empresarial, pero además de estas y la que quizá sea una de las más importantes es la de aprovechar el verdadero potencial de sus empleados para que se centren en aquellas tareas en las que tienen experiencia y, subcontratar un servicio de outsourcing para que se encarguen del resto de procesos. 

Es aquí donde consideramos que resiliencia y outsourcing es la unión más poderosa para que tu negocio sea más eficiente. Ya que como hemos comentado, el outsourcing permite a tu negocio que se centre en las actividades distintivas, es decir, aquellas con las que destacas frente a tus competidores. 

Pero para que lo puedas entender mejor te pongo un ejemplo, áreas como la informática o la contabilidad son esenciales para el buen desarrollo de tu organización, pero son tareas que tu equipo no consigue desarrollar con soltura. En este caso, es donde conviene subcontratar un servicio de outsourcing que sí esté especializado en realizar estas actividades para que tu empresa pueda centrarse en sus tareas distintivas y así destacar sobre la competencia. 

Poco a poco el outsourcing ha ido evolucionando y cada vez son más los negocios que para ser resilientes apuestan por estos servicios, subcontratando desde las actividades más convencionales como pueden ser trabajos de imprenta, hasta llegar a un proceso de outsourcing que les ayude en la transformación digital de su empresa. 

En definitiva, lo que sí está claro es que sin resiliencia y outsourcing es muy complicado que las empresas puedan afrontar los retos que se plantean en el contexto actual. 

Como sabes, el mercado no deja de cambiar y exigir nuevos retos. Si quieres que tu organización sea una de las que afronte estos retos con tota éxito, llámanos al 967 50 50 24.

Tags:

Deja una respuesta