Los hábitos del outsourcing TI que marcarán el destino de tu negocio

El Outsourcing TI es una práctica cada vez más habitual en empresas de todo tipo. Los motivos pueden ser variados: porque quieren disminuir costes fijos, tener un mayor control de los gastos o delegar la búsqueda de perfiles profesionales en otras empresas para mejorar la competitividad.

Como sabrás, las tecnologías de información exigen una especialización y una optimización permanentes. Es imprescindible identificar y aplicar las últimas innovaciones cuanto antes: no hacerlo significa perder grandes oportunidades para la organización. Pero hacerlo exige dedicar recursos económicos, humanos y temporales.

Al externalizar los servicios TI una empresa se puede centrar en su core business. Es decir, en aquello en lo que es verdaderamente buena y de lo que depende su éxito comercial y empresarial.

¿Por qué necesitas la externalización de servicios TI?

Como te contábamos en uno de nuestros artículos “La importancia de tener un buen servicio outsourcing ti en tu empresa” la digitalización ha supuesto nuevos retos que las empresas tienen que superar.

Actualmente las empresas se están decantando por un modelo de trabajo híbrido y contar con un departamento de TI para gestionar equipos e infraestructuras tecnológicas, así como instalar los softwares adecuados o capas de protección extra que protejan frente a los ciberataques se hace necesario, por no decir vital.

Además, la tercerización completa o parcial de las tecnologías de la información de tu empresa genera beneficios como:

    1. 1. Fiabilidad garantizada. Todos los sistemas funcionarán perfectamente y, en caso de incidencia, se solventará al instante. Los expertos externos contratados actuarán de inmediato y no tendrán otras prioridades en la empresa.
    2. 2. Mejora continuada. No solo podrás subsanar las fallas y las quiebras a la mayor brevedad, también tendrás claro que tus especialistas mirarán objetivamente por continuar mejorando los sistemas y las infraestructuras existentes.
    3. 3. Gestión de costes más ajustada. Si no te dedicas a la industria tecnológica, comparar y valorar este tipo de presupuestos es siempre complicado. Con la externalización dispones de verdaderos expertos comprometidos con el acierto: si fallan, ven peligrar su contrata.
    4. 4. Capacidad de reacción. Cuando surgen necesidades inesperadas y específicas, colaborar con profesionales expertos posibilita la creación de soluciones específicas novedosas y adecuadas.
    5. 5. Rendimiento mejorado. La calidad del servicio aumenta, al tiempo que disminuyen la dedicación y los plazos invertidos. Por lo general, además, se hacen mejores elecciones y se avanza más rápidamente hacia la digitalización optimizada. 6. Foco bien centrado. Cerramos este apartado volviendo al principio: si externalizas tus TI, puedes centrarte en lo que realmente eres bueno y diferencia tu negocio. ¡Es lo que te hace único!

Los hábitos del Outsourcing TI que cambiarán la realidad

La gestión de un outsourcing TI es mucho más compleja de lo que parece. Implica manejar relaciones humanas, negociaciones, conocimientos técnicos, aprendizaje completo, confianza, desencuentros, alegrías, tristezas, aciertos y desaciertos.

En realidad, no es más complicado que la gestión interna de esos mismos servicios y funciones. Pero exige un enfoque diferente y convertir en hábitos una serie de buenas prácticas que no pueden faltar. Son, en concreto, estas siete:

    1. 1. Decidir con Business Case. Son documentos que resumen las características de una acción, incluidos los gastos e ingresos previstos. Debe ser el punto de partida de cualquier proyecto TI por realizar.
    2. 2. Optimizar las contrataciones. Es esencial redactar y firmar contratos claros y exigentes, pero con objetivos, precios y atributos alcanzables, bien definidos y acertados.
    3. 3. Investigar y auditar a fondo a los posibles proveedores, incluso mediante entidades externas. Y, también, contrastar los resultados alcanzados con los previstos aplicando criterios objetivos.
    4. 4. Apostar por el gano-ganas. Tanto la empresa cliente como sus proveedores externos han de salir beneficiados de la relación.
    5. 5. Definir pautas y protocolos de actuación para aplicar los contratos entre las dos partes.
    6. 6. Establecer equipos cualificados, y dotados con los recursos apropiados, para gobernar esos servicios y su adecuación.
    7. 7. Mantener una actitud de control y poder de decisión en los servicios TI externalizados. Hay que evitar el riesgo de lock-in y quedar cautivos de un único proveedor. En definitiva, el outsourcing TI es un elemento clave para la consolidación y el crecimiento empresarial. Pero, desde luego, no es suficiente contratar a un proveedor cualificado: en beneficio de todos, hay que aprender a gestionar la relación.

En Delfos Sistemas somos conscientes de que una empresa que externaliza servicios necesita tener plena confianza en la compañía que está contratando. Para ello, todos nuestros procesos se basan en un seguimiento continuo de los recursos que asignamos a cada cliente y una evaluación constante de los profesionales. Así, podemos ofrecer respuestas rápidas a necesidades concretas y asegurarnos de la calidad de los servicios que ofrecemos.

Si necesitas más información sobre el outsourcing TI, solo tienes que llamarnos al 967 50 50 24. ¡Estaremos encantados de explicarte todo lo que podemos hacer por ti!

Tags:

Deja una respuesta